TRENES QUE VUELVEN A PASAR, OPORTUNIDADES QUE HAY QUE APROVECHAR

Dice el bolero que “veinte años no es nada”, pero los veinticuatro que siguieron al deporte (y al negocio) del golf en nuestro país tras la celebración de la Ryder Cup en Valderrama en el año 1997 atestiguan con cifras contundentes el poder que tienen estas citas internacionales para generar afición: pasamos de los pocos más de 100.000 jugadores de golf a los 300.000, duplicándose el número de campos, con un deporte cada vez mas popularizado, jugado y seguido por personas que han descubierto en este juego su hobby, su pasión o una simple excusa para realizar turismo saludable y de calidad.

En estos momentos en los que necesitamos mas que nunca revulsivos que devuelvan la ilusión a una parte importantísima de la industria turística española y en concreto en Andalucía, el éxito de traer a España la Solheim Cup en 2023 debe ponernos a todos en la estación para no dejar pasar ni un centímetro de un tren que además nos permite conectar con el ansiado objetivo de contar cada vez con un mayor número de jugadoras y aficionadas al golf.

Un escaparate mundial mucho mas relevante de lo que pueda parecer, en el que estamos seguros de que las espectaculares instalaciones de Finca Cortesín brillarán por su calidad y mostrarán al mundo el nivel de los campos españoles que han hecho de nuestro país el destino mundial favorito de los golfistas, fomentando la inversión inmobiliaria en segundas residencias, atrayendo riqueza y generando empleo directo e indirecto, como queda manifiesto en el estudio “El golf como catalizador económico en España” que realizó el Instituto de Empresa por encargo de la RFEG y la AECG a la que represento.

El golf enriquece la Marca España atrayendo a la élite del deporte femenino, seduciendo al turismo de calidad, generando empleo estable y contribuyendo a la sostenibilidad. No se me ocurre mejor dinamizador para reforzar nuestra imagen.

Contamos ya los días para vibrar con esta competición en la que no solo las jugadoras profesionales de la élite mundial, sino todos y cada uno de los que formamos parte de la cadena de valor del golf en España debemos remar al unísono para aprovechar esta oportunidad histórica que nos brinda la Solheim Cup.

¿Te subes al tren?